• Buscar
drones para el estudio del riesgo sísmico

Terremotos: drones para el estudio del riesgo sísmico

Los hemos involucrado en el estudio de los cetáceos, en el mapeo del Matterhorn o como ingenieros en la reparación de aviones. Ahora los aviones teledirigidos salen al campo (o mejor dicho, salen al aire) por una nueva causa científica: el estudio de los riesgos sísmicos asociados a determinados territorios.

Un equipo internacional de geólogos coordinado por Alessandro Tibaldi, Profesor de Geología Estructural en la Universidad de Milano-Bicocca, utilizó las imágenes aéreas de muy alta resolución tomadas por los drones para estudiar las estructuras geológicas de una zona del norte de Islandia sujeta a violentos terremotos con una precisión previamente inimaginable.

Como funciona. El método requiere que la aeronave, equipada con sistemas GPS y cámaras estándar e infrarrojas, esté programada desde el suelo para sobrevolar la zona a baja altura, con un detalle de las diversas estructuras geológicas del orden de los centímetros. El área explorada en Islandia es de unos pocos kilómetros cuadrados.

En este punto, las imágenes se ensamblan, usando un software especial, en una especie de collage 3D: una copia fiel del terreno dentro del cual los investigadores pueden moverse en realidad virtual, estudiando las fracturas y fallas dejadas por los eventos sísmicos más recientes.

Antes de que construyamos. “Los estudios geológicos, también con la ayuda de los drones, están aportando una gran masa de nueva información sobre los eventos sísmicos del pasado, permitiendo la detección de terremotos hasta ahora desconocidos” explica Tibaldi. “Todos estos datos permiten mejorar la exhaustividad del catálogo sísmico para la evaluación de la amenaza y para el cálculo de un parámetro muy importante: la sacudida sísmica esperada, es decir, la evaluación de los escenarios de daños como consecuencia de un nuevo terremoto, que es fundamental para dar indicaciones sobre los nuevos edificios que se construirán en ese terreno”.

Las ventajas. Esta cantidad de información servirá para crear una historia de los movimientos geológicos de los territorios estudiados: “Las prospecciones realizadas con los drones servirán, por ejemplo, para reconocer y estudiar con mayor detalle las huellas dejadas por los terremotos prehistóricos, de los que no hay pruebas escritas”.

Bajar el costo. Por no mencionar algunas ventajas relacionadas con la agilidad de disparo: en comparación con los satélites, los drones también permiten explorar paredes verticales (no observables desde el espacio). Y son de 10 a 50 veces más baratos que los aviones y los helicópteros: “podría servir en los países en desarrollo, en los que la gran presión demográfica en las zonas sujetas a riesgos geológicos va acompañada de dificultades permanentes para encontrar financiación para los estudios” añade Tibaldi.

Donde los otros no llegan. Por ahora la próxima parada es en Santorini, Grecia, donde en 2015 se utilizarán drones para evaluar el riesgo de deslizamientos de tierra y erupciones volcánicas en paredes rocosas verticales, de cientos de metros de altura y difíciles de alcanzar de otra manera, ya que son muy inestables.

Dejar un comentario