• Buscar
exoplaneta Neptuno podría albergar vida

Un exoplaneta “mini-Neptuno” podría albergar vida

Un exoplaneta de más del doble del tamaño de la Tierra con una atmósfera rica en hidrógeno podría ser potencialmente habitable, y acomodar agua líquida incluso en sus capas más internas. El descubrimiento publicado en The Astrophysical Journal Letters es relevante no sólo para el planeta mismo – un “viejo conocido” a 124 años luz de nosotros – sino también porque abre la búsqueda de otras formas de vida a mundos de un tamaño muy diferente al de la Tierra.

Un mapa de la Tierra visto por los extraterrestres lo vería

Una pista no prueba nada. El exoplaneta en cuestión es apodado K2-18b, tiene un radio 2,6 veces el de la Tierra y una masa 8,6 veces mayor que la de nuestro planeta. Orbita alrededor de su estrella en la llamada zona habitable: una distancia que teóricamente permite la presencia de agua líquida. Ya había sido noticia en septiembre de 2019, por la presencia de rastros de agua en su atmósfera rica en hidrógeno (escribimos sobre ello aquí). Un hecho emocionante, pero que debe ser interpretado con precaución: en ese momento no se conocía ni el espesor de la atmósfera ni las condiciones de las capas internas. En otras palabras, la detección de agua en la atmósfera no garantizaba que hubiera agua debajo de ella.

Neptuno en miniatura. El exoplaneta K2-18b es más parecido a un Neptuno en miniatura que a una Tierra extra-grande. Y se espera que los mini Neptunos tengan tal estructura: una capa exterior de hidrógeno que rodea una capa de agua a alta presión, con un núcleo interior de roca y hierro. Pero si la capa de hidrógeno fuera demasiado gruesa, la temperatura y la presión del agua serían demasiado altas para permitir la vida.

Océanos ocultos. Ahora un grupo de astrónomos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) ha utilizado observaciones previas del exoplaneta, junto con datos de masa y radio, para determinar el espesor y la estructura de la atmósfera y las capas inferiores. La atmósfera rica en hidrógeno, con una buena cantidad de vapor de agua, no parecería tan espesa como para impedir la presencia de agua líquida debajo de ella; por el contrario, en el escenario más extremo, la capa exterior de hidrógeno constituiría alrededor del 6% de la masa total del planeta.

Y un buen número de escenarios son compatibles con la presencia, bajo la atmósfera, de un océano de agua líquida, a presiones y temperaturas similares a las de los océanos terrestres. Según los autores del estudio, el descubrimiento amplía la gama de mundos en los que podemos esperar encontrar formas de vida extraterrestre muy diferentes a la Tierra: en resumen, la carga de trabajo del Telescopio Espacial James Webb aumenta incluso antes del lanzamiento.

Dejar un comentario