• Buscar
parque nacional abel tasman

Visado de trabajo y vacaciones para Nueva Zelanda

Dejarlo todo y marcharse al otro lado del mundo es ciertamente una idea que pasa por la mente de muchos, pero ser capaz de dar este paso en la práctica es a menudo más complicado de lo esperado. El espacio entre imaginarte al revés y tomar la decisión final suele estar lleno de dudas como “¿Cuánto dinero necesitaré? ¿Y si no conozco el idioma? ¿Encontraré un trabajo? ¿Seré capaz de encajar?” y no encontrar una respuesta clara es suficiente para mantener los sueños como están. No sólo está Australia, desde hace algunos años uno de los posibles destinos es también Nueva Zelanda.

Gracias a la oportunidad del Working Holiday Visa, concedido a todos los jóvenes menores de 31 años, se permite pasar un año entero, a veces más, abajo, viviendo, trabajando y viajando en el territorio. ¿Pero cómo lo haces?

Es simple, solicitas un visado, consigues un billete y te vas. O tal vez no. Escuchamos tan poco sobre esta nación tan aislada del resto del mundo que la información que llega a Europa no puede dar una idea de lo que nos espera al otro lado, y esta falta de concreción es en muchos casos suficiente para impedir que nos vayamos.

La buena noticia es que Nueva Zelanda no solo existe, sino que tiene mucho que ofrecer, ya sea un estilo de vida, oportunidades de trabajo o naturaleza para explorar. Con sólo 4 millones de habitantes, el espacio disponible es todavía mucho, las ciudades todavía a escala humana son una buena alternativa a las grandes capitales europeas y un buen número de expatriados de todos los rincones del planeta hacen que sea un país donde es fácil asentarse y sentirse aceptado, aunque esté a 20.000 km de casa.

No son sólo las imágenes de las playas doradas de Abel Tasman o las de los fiordos de Milford las que atraen, sino también y sobre todo las perspectivas de alejamiento del frenesí, de una vida simple y sostenible, las que invitan a salir. El Working Holiday está diseñado para promover el intercambio intercultural entre los jóvenes del mundo, tratando de permitir esta experiencia sin sobrecargar los bolsillos de nadie, ni siquiera el suyo propio. Las oportunidades de trabajo en un mercado joven y dinámico como el de Nueva Zelanda están ahí, pero tienen límites por su tamaño, y así es dar los primeros pasos en un territorio donde la vida es tan cara.

Por eso nació “Working Holiday New Zealand – Experience at the Antipodes”, la primera guía para vivir, trabajar y viajar en la tierra de los maoríes. Este práctico manual contiene todo lo necesario para organizar su partida, obtener documentos antes y después de su llegada, encontrar alojamiento y dormir sin costo alguno aprovechando las posibilidades presentes en el sitio, y luego lo necesario para comprender cómo, cuándo y dónde encontrar trabajo, con contactos y recursos útiles. En más de 200 páginas se pone en papel que salir no sólo es posible, sino también fácil.

¿Y después de trabajar? Se pasa al viaje real, con una guía para comprar un segundo, tercer o cuarto vehículo de mano y explorar ambas islas, de norte a sur, en la carretera. El guía, que en Nueva Zelanda ha pasado más de dos años allí, es el recurso completo para el viaje a las antípodas.

Dejar un comentario